Aquellos tiempos en los que casarse, era una fecha que no se cambiaría por nada del mundo.... bueno, por casi nada del mundo.


Publicar un comentario

0 Comentarios