El emocionante reencuentro entre una burra y su amigo humano tras dos meses de aislamiento.


Tras dos meses confinados, este vecino de la localidad de El Borge por fin podía ir a visitar a su burra Baldo, y el reencuentro fue demasiado emocionante para los dos. Y es que no importa la raza cuando se echa de menos a un amigo.

Publicar un comentario

0 Comentarios