Ocho almejas controlan la potabilidad del agua de varsovia.


Ni complicados filtros, ni programas de ordenador, ni tecnología punto, en Varsovia han hallado un método simple y natural para controlar la contaminación del agua. Y es que esta gente ha encontrado el interruptor natural definitivo, ocho almejas de agua dulce.

Según ha publicado el Departamento Municipal de Agua de Varsovia, en la bomba principal de agua hay ocho almejas con unos muelles adheridos a sus conchas. Cuando el agua se vuelve demasiado tóxica la la almeja para protegerse se cerrará y con ello activarían un botón. Cuando esto lo realizan varios de estos moluscos a la vez, se corta el suministro de agua inmediatamente protegiendo así a la gente... Tan simple como maravilloso.

Publicar un comentario

0 Comentarios