Dos niños jugando rompen el mayor castillo de vidrio soplado del mundo.



La obra del español Miguel Arribas había sido una donación al museo de vidrio de Shanghai


El pasado 30 de mayo una de las obras centrales del museo del Vidrio de Shanghai resultó gravemente dañado cuando dos niños pequeños se saltaron la cuerda de seguridad que delimitaba el espacio donde se encontraba el mayor castillo de vidrio soplado del mundo.

Y claro niños sueltos, una reproducción del castillo de cenicienta de Disney de cristal, la historia no podía acabar bien y los críos tiraron la estructura que resultó gravemente dañada. No obstante los encargados del castillo han intentado que el autor arreglara las partes destrozadas pero las restricciones de viajes a china actuales han impedido la reparación.

Por cierto los padres de los niños se han comprometido a pagar los gastos de la reparación.

Publicar un comentario

0 Comentarios