Su hijo finalmente se llamará Lucifer, a pesar que a la funcionaria no le hacía mucha gracia



Una pareja de Chesterfield, Reino Unido, habían decidido que su recién nacido llevaría el nombre de Lucifer. El pequeño había nacido el pasado 7 de Abril pero no habían podido registrar al pequeño hasta ahora por la pandemia. Sin embargo se encontraron con un problema, la funcionaria responsable de inscribir el nombre del menor:

"Estábamos muy emocionados por ir a registrarlo pero la mujer nos miró con cara de asco....Nos dijo que nunca encontraría un trabajo y que los profesores no querrían enseñarle..."Traté de explicarle que no somos creyentes y que Lucifer en griego significa 'portador de luz', pero no quiso escuchar...Nos dijo que quizá podíamos ponerle otro nombre y llamarlo Lucifer en casa...Finalmente lo registró, pero a regañadientes"

Recordamos que en el 2013 ya hubo un caso similar en Nueva Zelanda y finalmente no se pudo inscribir al niño con el nombre de Lucifer. En este caso el final ha sido "feliz".


Publicar un comentario

0 Comentarios