Dos policías norteamericanos acusados de crueldad hacia prisioneros por ponerles durante horas el Baby Shark


Todos lo hemos pensado, si escuchamos una vez mas el Baby Shark, invadiremos Polonia, la machacona canción infantil es una tortura cuando la oyes una y otra vez... Y en Estados Unidos, concrétamente en la carcel del condado de Oklahoma ha sido literalmente utilizada como tortura.

Según ha publicado el portal Vice, dos oficiales han sido acusados de crueldad hacia los prisioneros al obligar a escuchar la cancioncita durante horas como medida disciplinaria el pasado diciembre de 2019. 

 El fiscal incluso ha sugerido un cambio en la legislatura estatal para considerar estos abusos como delitos graves. De momento los agentes implicados han sido apartados de su puesto de trabajos, mientras que otros tres renunciaron al mismo el pasado diciembre.

Lo peor del tema, es que no es la primera vez que se usa el Baby Shark para este motivo, ya había sucedido antes en Florida para evitar que los indigentes durmieran en algunas zonas de West Palm Beach.



Publicar un comentario

0 Comentarios