Discute con su mujer, se va andar para despejarse y le encuentran a 420 kilómetros de su casa.


 Hoy os traemos una historia que bien podría haber salido de Forrest Gump, y que nos demuestra que nunca hay que ponerse a andar cuando estas enfadado, porque como estés muy enfadado  lo de andar se te puede ir de las manos como a este hombre residente de Como.

Al parecer tras discutir con su mujer y según relata Resto del Carlino, decidió irse de casa para andar y así calmar los nervios y bueno, comenzó a andar y siguió andando hasta que una patrulla de policía le paro a las dos de la madrugada, en pleno confinamiento, en Gimarra una localidad cercana de Pesaro a 420 kilómetros de su casa.

Al parecer la policía tras identificarle y ver que había una denuncia de desaparición que había puesto su esposa al ver que no  regresaba a casa. Durante los días que había estado andando comía y bebía lo que le daba la gente que se encontraba en el camino. Y bueno tras recibir una multa de 400 euros, esperó a su mujer en un hostal para volver a casa. 

Publicar un comentario

0 Comentarios