La verdadera historia de los 300 en la batalla de Las Termópilas.


 Fueron mas de 300, no estaban solos, todo formaba parte de un plan previo... y no lucharon a cámara lenta.


La batalla de las Termópilas fue uno de los momentos claves de la segunda guerra médica, y eso que fue una derrota para los aliados griegos en su rechazo de invasión de las tropas de Jerjes I. Pero esta historia que es orgullo del pueblo griego se ha popularizado entre el gran publico primero tras una novela gráfica de Frank Miller que ganó multitud de premios y después  por una película dirigida de Zack Snyder lleno de músculos y cuerpos apolíneos. Pero hoy os queremos contar la historia real de aquella batalla que fue parte junto a la batalla de Artemesio, que tiene nombre del abuelo del pueblo, del primer intento de rechazar la invasión Persa de Grecia.

Para empezar a contaros la historia de esta batalla hay que remontarse unos años atrás y recordar la carrera mas famosa de la historia, si la cacareada Maratón y sobre todo su batalla que acabó echando al poderoso rey persa Darío I, de  Grecia dejándole con un par de narices a los persas y a los griegos con la excusa perfecta para correr 42 kilómetros... Pero claro, los Persas que eran como los que cortaban el bacalao en oriente medio, no estaban por la labor de olvidar como un tío corriendo les había jodido los planes, así que durante unos pocos de años el hijo de Darío, tras su muerte, se quedó con el resquemor, ahí, dándole por saco y creándole bilis. Un día se levanto de la cama y se dijo a si mismo y a sus consejeros:

"Le vamos a dar a los griegos lo suyo y lo de su prima, vamos a montar un ejercito tela de grande y se les va a quitar las ganas de hacer yogur." O algo parecido pero en Persa y en mas épico.


Y asi comenzaba la segunda guerra médica, lo de medica siempre me ha hecho gracia porque me imaginaba a los griegos luchando con estetoscopios y radiografías, también os digo que mi cabeza está muy mal. El tema es que Jerjes I que a diferencia de la película no media siete metros y medio sino que era un persa medio, reunió un ejercito que según Herodoto superaba los dos millones de soldados, que por lo que se ve el tal Herodoto era andaluz porque exagerado era tela. En realidad  se calcula que se trataba de unos 250.000 hombres que también te digo que para la época era mucha gente, que los barcos no eran tan grandes, así que o usaron muchos barcos o dieron muchos viajes. 

Ante la llegada de dicho ejercito se formó una alianza entre Atenas, Esparta y 70 polis, que no son señores con uniformes, porras  y gorras, sino el nombre que recibían las ciudades estado en Grecia, así que decidieron hacer un doble ataque aprovechando que conocían el terreno. Por un lado Atenas atacaría por mar en Artemesio y por otro lado, unos 7000 hombres al mando del rey de Esparta Leónidas, se dirigirían al paso de las Termópilas, un estrecho desfiladero por el que tenía que pasar el grueso del ejercito Persa con la idea de cortar el camino por el sitio mas estrecho, que era entre 20 y 100 metros una posición que hacía que el número no fuera tan importante. Esto es como cuando tenias 12 años y un grupete te quería pegar y tu decías " venid de uno en uno si tenéis huevos" Pues lo mismo pero con espadas, escudos y cascos con plumero.


Lo primero que hicieron los persas fue mandar un explorador a ver que hacían los griegos y se los encontraron allí tranquilamente estirando y peinándose (esto es literal no una coña) vamos que lo que se dice asustados no estaban los tíos, de hecho dejaron al explorador entrar en el campamento en plan, "anda, mira lo asustados que estamos pringao". Cuando el explorador fue con la turra al rey persa este se lo tomó a risa, pero un antiguo rey espartano que les acompañaba le dijo, "si tu fiate de un espartano peinándose, que esos con un peine te hacen un siete bueno" Y es que al parecer ese era el ritual espartano antes de una lucha a muerte casi segura. Así que Jerjes mando un emisario a invitarle a rendires a lo que Leonidas contesto con un "me vas a comer la po..." en realidad le dijo, "Si quiere las armas que venga el mismo a por ellas" que significa me vas a comer la po... pero en fino.

Por lo que sea, a Jerjes no le hizo gracia el chascarrillo asi que decidió atacar pero esperando cuatro días para hacerlo para que los griegos se asustaran y se fueran del paso acojonados por lo numeroso de su ejercito pero los griegos allí se quedaron plantados. Y el quinto día comenzó el ataque frontal contra las lineas Espartanas pero utilizaron a la infantería ligera, lo que en lenguaje Power Rangers llamaríamos "masillas" y bueno les dieron al pelo. Ahí fue cuando Jerjes viendo lo que tenían enfrente mando a los marines, que en los ejércitos persas eran conocidos como los inmortales... pero digamos que inmortales lo que se dice inmortales tampoco fueron, porque los griegos volvieron a repeler el ataque casi sin despeinarse.  Y se fueron todos a dormir, porque las guerras antes eran asi, se luchaba un rato y cuando sonaba la hora se suspendía la guerra hasta el dia siguiente  que la gente tendría sueño.



El sexto día tres cuartos de lo mismo, soldados "palante" y soldados "patras", y Jerjes empezó mosquearse un poquito con el tema, pero es día entra en esta historia Efialtes, un traidor griego que les dijo como pasar por allí esquivando el paso de las Termópilas consiguiendo de esta forma franquearles. La cosa estaba ya vista para sentencia.

Y llegó el séptimo y último día de combates, los Persas habían flanqueado casi por completo las líneas griegas y los aliados Focidios dieron la voz de alarma al ejercito  comandado por Leónidas, aquí es cuando  los diferentes generales se reunieron para tomar una decisión, retirada, o luchar hasta la muerte. Así que Leónidas tomo la del medio. Viendo que la derrota era inminente y que la guerra no se solucionaría allí como se esperaba, ordenó la retirada del ejercito, pero él, al mando de los 300 espartanos se quedaría en el paso para defender la retaguardia y dicha retirada. Demófilo, que era el general de las tropas Tespias, dijo que ellos también se quedaban, se trataba de un grupo de 700 soldados a los que se sumaron además 400 miembros de los Tebanos, vamos 1100 soldados que murieron con los espartanos y que no salieron ni en el comic ni en la película y seguro que fue porque eran todos feos y estropeaban las imágenes tan chulas. 


Los Aliados en la batalla final solo tenían un objetivo, dar por saco al enemigo causando el mayor número de bajas, para que aquella fecha no se les olvidara nunca y así permitir la salida del resto del ejercito del terreno de combate y vaya si lo consiguieron. El resultado de la batalla fue 2000 griegos fallecidos por 20.000 persas algo que enfadó bastante a Jerjes que ordenó mutilar los cadáveres algo que no era habitual entre sus ejércitos que trataban a las bajas enemigas con honor, pero vamos que se comprenden con el mosqueo que tenía que tener el tío.

Curiosamente una derrota que permitió el avance del ejercito invasor y que provocó que los atenienses tuvieran que abandonar Artemiso y retirarse a Salamina, fue el caldo de cultivo para embravecer a los soldados de toda Grecia. Poco mas tarde los aliados griegos derrotaban a los invasores en Salamina lo que provocó que Jerjes saliera por patas de Grecia dejando al mando a Mardonio que fue definitivamente derrotado en la batalla de Platea dos años mas tarde de la batalla de las Termópilas y poniendo fin a esta guerra.

Publicar un comentario

0 Comentarios