La verdadera historia del Ataque a Pearl Harbor


 El ataque sorpresa japones que cambió el curso de la segunda guerra mundial.


Corría el siete de diciembre de 1941 cuando un montón de aviones japoneses aparecían de la nada y atacaban el mayor puerto naval del ejército norteamericano y lo hacían sin haber declarado la guerra previamente pillando a todos desprevenidos, Las bajas fueron enormes y aquel día se recuerda aun en Estados Unidos como algo infame.

Y claro por ahí andaba hace unos años Michael Bay para montar su particular visión del ataque a Pearl Harbor y lo hizo haciendo una especie de Titanic con guerra, con historia de amor y triangulo amoroso de por medio ademas de pilotos luchando con camisas de colores. Hoy os vamos a contar la verdadera historia del ataque japones a Hawaii a nuestra forma pero con todos los datos completamente reales. 

Para empezar a contar esta historia tenemos que remontarnos a unos años antes, Hitler invadía Polonia y comenzaba la segunda guerra mundial, después la invasión de Francia y la batalla de Inglaterra y ¿Que estaba haciendo Estados Unidos en ese momento? pues básicamente mirando para otro lado porque incluso había un tío llamado Charles Lindbergh que era algo así como el Donald Trump de los años 40 que en esencia se postulaba a presidente con una especie de "Nosotros por nuestro lado y que les den a los europeos" una propuesta muy populista con mucho éxito entre la población y que tiraba por la opción de no intervenir en la guerra. Algo que ocultaba que en esencia este hombre era bastante fascistilla y las cosas que hacia y decía Hitler en esos momentos se la ponía al Lindbergh tela de dura.



Pero el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt no estaba por la labor, así que sin entrar en guerra, porque el parlamento no le dejaba y sobre todo porque la gente no estaba muy de acuerdo de meterse en ella, se puso a hacer todo lo posible para dar por culo a los nazis, ayudando a Inglaterra con voluntarios, comida, armas, y todo lo que necesitara, y sobre todo a Japón en el Pacífico, porque en aquel lugar Estados Unidos bloqueaba los intentos de Japón de acceder a las materias primas, y al petróleo que tanto necesitaban en su expansión por Asia. 


La cosa estaba que ardía, los japoneses sabían que la flota norteamericana no aceptaría algunas de las acciones que el imperio nipón necesitaba para acceder a sus necesidades logísticas. y ahí es cuando el lider de los japoneses, Toho, encarga al almirante Isoroku Yamamoto que montara un plan para dar un golpe casi definitivo a la flota norteamericana en Pearl Harbor, lugar de descanso de la flota en el Pacífico.  Por cierto este general tenía menos fe en la victoria que Messi en ganar un mundial con Argentina ya que decía que la victoria contra los Americanos era imposible. 

El plan era simple y al mismo tiempo completamente innovador ya que hasta ese momento se suponía que Pearl Harbor era imposible de atacar por dos motivos, la lejanía con cualquier cosa y es que la isla esta a tomar por culo de cualquier sitio, y por otro lado la bahía tenía muy poca profundidad lo que hacía casi imposible el ataque con submarinos y torpedos. La idea de Yamamoto era un ataque sorpresa con varias oleadas de aviones lanzados desde portaaviones y combinando bombardeos ligeros y torpederos, con proyectiles modificados para que pudieran navegar en aguas poco profundas. Pero había un problema y es que ponía todas las cartas sobre la mesa, eran necesarios muchos aviones y muchos portaaviones y barcos, así que en principio fue rechazado. ¿Qué hizo Yamamoto? pues que si no le aceptaban barco se llevaba el scatergoris, vamos que si no aceptaban su plan, se iba, así que al final le dieron el visto bueno.


El plan era hundir o dañar la mayor parte de los barcos de guerra americanos en el pacífico incluyendo portaaviones y simultáneamente lanzar un ataque coordinado en toda Asia para hacerse con el control antes de que Estados Unidos pudiera reaccionar. La flota partió hacia Hawaii saliendo de las habituales rutas marítimas, simplemente la flota desapareció del radar. 

Mientras en Estados Unidos los diplomáticos japoneses intentaban llegar a un acuerdo de no agresión con Estados Unidos cuando tenían claro que se le iba a declarar la guerra, peeeero, resulta que no se coordinaron y no llegó la declaración de guerra hasta después del ataque.

A las 7:48 de la mañana del 6 de diciembre comenzaba la primera de las oleadas de ataque, el objetivo era acabar con los aviones y aeródromos además de los portaaviones, y sobre todo pillar literalmente con los pantalones bajados a todo el mundo y todo eso casi le sale bien porque resulta que los portaaviones no estaban en el puerto pero los 353 aviones japoneses  de la primera oleada atacaron los acorazados del puerto y los aeródromos de Wheeler, Hickam, Barber´s Point y Kanaohe. 



En esta primera oleada el USS Arizona sufrió un impacto que lo hundió, el USS Nevada  se incendiaba el USS California recibió el impacto de dos bombas y dos torpedos, el USS West Virginia recibió siete torpedos y el USS Utah dos mas. Por último el USS Oklahoma era atacado con cuatro torpedos y volcó con miles de soldados en su interior. 

Los daños materiales los norteamericanos fueron tremendos, dejando a la armada en cuadro, a lo que añadimos 2403 fallecidos y 1178 heridos. Curiosamente en muy poco tiempo el país consiguió recuperar y reparar la gran mayoría de los barcos en tiempo record y poco tiempo después estaban guerreando sobre todo por que los tres portaaviones salieron ilesos del ataque. Y aunque apenas hubo bajas entre los japoneses, las cosas como son, el ataque solo consiguió despertar a la maquinaria de guerra norteamericana que solo necesitaba un pequeñísimo empujón para que Roosevelt declarara la guerra al eje. Y es que si algo dejo claro este ataque es que tocarle los cojones a Estados Unidos, nunca era una buena idea

Publicar un comentario

0 Comentarios